ʆʊɳɋɫɨɔɵʂ

lunes, 31 de marzo de 2014

El Siglo de la Medicina y las Almas Tristes

En el mundo actual, con tantos avances en medicina e higiene, cada vez nuestro cuerpo enferma menos, y las enfermedades son en mayor medida curables. Y eso es formidable. Pero creo que conforme se ha avanzado en la salud de nuestro cuerpo, ha decaído nuestra salud psicológica. Cada vez mas parece que nadie se preocupa por nadie, que herir sentimientos es algo normal. Que sentirse triste es parte de la vida. Parece que las enfermedades mentales son un mito, una mentira, una excusa - La mente también puede enfermar - Los insultos hacen daño, la soledad hace daño, la injusticia hace daño... todo ello puede contribuir ha hacer que el cerebro se colapse y nos haga perder el juicio, hacernos sentir mal, psicológicamente cansados, sistemáticamente derrotados. Me parece una hipocresía que la madre de un adolescente pueda llamar al instituto diciendo que no puede asistir a clase por un catarro, pero no puede faltar porque se siente triste, porque su cerebro está cansado, porque tiene depresión. Nos enseñan desde pequeños a cuidar nuestra salud corporal, pero nadie te enseña a cuidar tu mente, es como si simplemente no existiera, apenas se habla de ello. Mis padres nunca me dijeron como cuidarme de los pensamientos negativos, que hoy invaden mi mente y que me son casi imposibles de controlar, nadie me enseñó que pensar demasiado es tan perjudicial para la mente como para los pulmones el tabaco. Nadie me enseñó como priorizar las ideas, como ordenar mi mente. Yo siento que mi mente es un caos, y me siento incapaz de ordenarla. Es como si las paredes se me echasen encima y no pudiese sujetarlas. La depresión es real, es una enfermedad real, que muchos padecemos en mayor o menor medida, pero es real y frustrante y dolorosa. Una persona enferma de depresión puede no verse físicamente afectado, puede tener una sonrisa maravillosa, un cabello perfecto, un aspecto fantástico, pero sus ojos estarán tristes y su cerebro está enfermo. No es una invención, uno no quiere estar deprimido, al igual que uno no quiere coger una gripe, pero la coge, y por mas que desee recuperarse lo antes posible, el cuerpo se recupera a su tiempo. La depresión es algo de lo que es difícil salir (no hay medicamentos, no hay analgésicos, es la lucha de uno mismo con uno mismo) pero por supuesto no imposible.
Pero un cerebro también puede enfermar de ansiedad, de baja autoestima, de simple falta de motivación, de desinterés, de soledad. La mayoría producidos por la frialdad y crueldad de las personas.
¿Por qué ganamos en tecnología y perdemos en humanidad? ¿Por qué no podemos avanzar todos a la vez? ¿Por qué siempre se deja algo atrás?

 Ojala llegue el siglo en el que la salud mental se ponga de "moda" y sea reconocida como algo real, necesario y acabe toda esta epidemia de almas tristes.

1 comentario:

  1. Increíble, un texto magnífico. Además me toca de cerca pues conozco a alguien con depresión..
    Las últimas preguntas son muy acertadas, por qué perdemos en humanidad? No logro entenderlo, ojalá se ponga de moda como dices,
    Mil besos, te espero en mi blog :)

    ResponderEliminar