ʆʊɳɋɫɨɔɵʂ

viernes, 14 de junio de 2013

Reflexión XXVI: Eros

Vivimos en una sociedad de prejuicios. Una sociedad de prejuicios, tradiciones y tabúes. Vivimos en una sociedad globalizada que, nos dicta directa o indirectamente como vivir, como orientar nuestras y como sentirnos con nuestro cuerpo y con lo que hacemos con él. ¿Por qué? ¿Quién lo dice? Nos quejamos de las revistas de moda, anuncios, que enseñan una belleza artificial creada. Y la establecen como modelos de belleza y les echamos la culpa. Pero, realmente ¿quien dicta esa pauta universal? Somos nosotros, los que aceptamos ese modelo de "belleza" Somos nosotros. Las mujeres, que ven ese anuncio de una preciosa chica delgada e inmediatamente por no ser como ella se sienten mal con su cuerpo, están aceptando ese modelo de belleza, están aceptando que esa modelo, probablemente modificada por photoshop, probablemente privada de la mayoría de comida que le gustaría comer, es bella. ¿Quien  dice quien es bello y quien no? Si no aceptásemos tal cosa, si no nos viésemos afectados por ese modelo, si no intentásemos perseguir constantemente ese modelo de belleza, eso no ocurriría.
Si por el contrario, una mujer ve ese mismo anuncio, y se siente orgullosa de su cuerpo, y asqueada de esa "belleza artificial" y como medida toma ignorar esa marca, ese anuncio, no está aceptando ese modelo, se está aceptando a sí misma.

¿Por que las revistas para mujeres, proclaman que para ser una mujer del siglo XXI, hermosa, moderna, tienes que comportarte de tal manera, o vestirte de tal otra? ¿Por que intentamos seguir esos modelos que nos inculcan?
Yo también pasaba por esto. Por los moldes por los que nos hacen pasar. Lo que esta bien y lo que está mal, lo que esta a la moda y lo que no. Y los tabús.
Los tópicos, que nos hacen creer que demostrar amor a través de la sexualidad está mal. Que es de zorras.
¿Por que?
Somos humanos. En lo mas profundo de nuestro ser, debajo del yo, debajo del super yo, está el eros. El sexo, el sexo y la violencia, las dos grandes pasiones humanas. Lo que, en el fondo más nos hace hombres. Estas dos pasiones, son la esencia de la persona, del ser humano, lo que nos resalta del resto de animales. Nuestros deseos. Siempre que sean controlados por cierta moralidad (la tuya propia)
Entonces, ¿por que la tradición, la sociedad nos los inculca como algo vergonzoso? Todos nosotros venimos de eso, de una pasión, de un deseo. De la esencia del ser humano, una de las cosas mas bellas de este mundo. Eso está mal visto. Sin embargo, en la sociedad si está bien visto que se cree una belleza artificial.

1 comentario:

  1. Sin ninguna duda hay que ser como uno mismo quiere sin estar al tanto de lo que a los terceros "les gustaría". Tienes una nueva seguidora. Te dejo el link de mi blog para que te pases, es algo diferente pero puede que te guste. http://ellookdepatri.blogspot.com.es/
    Un beso (:

    ResponderEliminar