ʆʊɳɋɫɨɔɵʂ

domingo, 3 de julio de 2011

Cascada

Ese día, Los sentimientos acechaban con caer. Como una gran cascada cayendo al completo sobre mí. Una gran avalancha de dolor, que se clavaba en mi piel sin remedio, y que dejaría cicatrices que ni el tiempo podrá curar. Ese día, el peor día de mi vida. Tú que me habías subido al cielo con tus brazos, ahora me dejabas caer en una caída, en un golpe, que me destrozaría. Al dar con el frío suelo, me di cuenta que todo iba demasiado bien. Y mi intuición me decía, semanas atrás que esto no iba a seguir así de fantástico por mucho tiempo.
Ese día, en el que mis esperanzas murieron, y mis ganas de amar se enterraron, fué el día en el que me arrebataste todo lo que me importaba.
Jamás volveré a amar a nadie como te amé a ti, porque la felicidad se me escapó como el humo entre mis dedos. La impotencia reflejada en mil lágrimas que lloré por ti, hasta que ya no pude llorar más.
Eres como el río estacional que pasa rápida e intensamente, pero que dejas el surco bien grabado en la tierra,
igual que hiciste tú dejarme marcado el corazón para recordarme que un día allí estuviste.

2 comentarios:

  1. Nunca digas jamás. Siempre nos rompen el corazón y lo dejan tirado para los restos. Pero hay un día, el menos esperado, que alguien te devuelve las ganas de sonreír, de disfrutar con esa persona, vuelven las ganas de vivir una vida con esa persona. Cuando te rompen es duro y duele, pero, en esta vida hay que ser fuerte como el que más. Un beso muy grande! :)

    ResponderEliminar
  2. Todo lo que nos toca nos marca
    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar